Nuevo Kia Rio Hatchback 2018, de México para el mundo

Kia Motors México presentó oficialmente la actualización de su nuevo Rio Hatchback, que se lanza como modelo 2018 y que ya es fabricado desde mediados de este mes en la fábrica de la armadora coreana en Pesquería, Nuevo León, para diversos mercados alrededor del mundo.

Destaca el proceso de fabricación de este modelo que, en un ambiente de incertidumbre económico y geopolítico internacional, representa un paso más en el establecimiento de Kia en nuestro país; cuenta con la participación de proveedores mexicanos directos como Grupo Vitro, ascendiendo en número a 600 proveedores entre directos e indirectos.

Cabe destacar igualmente que la participación femenina en la fábrica de Pesquería es cada vez más importante, pues desde el inicio de operaciones de la planta a mediados de 2016 la plantilla laboral se ha incrementado de un 6% hasta posicionarse actualmente en el 25% en este inicio de 2017.

La especialización que las mujeres han tenido al interior de la fábrica es en el ensamblaje de los componentes de las puertas de los dos modelos que ya se fabrican ahí: el nuevo Río y el Forte; la colaboración de ellas es importante para lograr las cifras de 800 unidades diarias, lo que implica una unidad cada 63 segundos.

Ágil, estable y de consumo razonable

Justo estas son las características que pudimos constatar de este nuevo modelo en el circuito en carretera entre Monterrey y Saltillo, los 121 Caballos de Fuerza del nuevo Rio Hatchback 2018 responden a las necesidades de potencia que pudimos tener en rebases, gran parte de ello se debió también a la incorporación para esta nueva versión de una caja automática de seis velocidades que, a nuestro parecer, responde de acuerdo a las intenciones de manejo, desde muy relajado hasta ágil manteniendo siempre la velocidad engranada hasta casi el límite de cambio.

En uso de tipo manual, la caja responde igualmente bien, permitiendo un mejor control de las aceleraciones, siempre protegiendo al motor de no engranar una velocidad inferior en altas revoluciones por minuto; incluso permite frenar con motor cuando las condiciones y el manejo así lo permiten. Ya seas una conductora que gusta de un manejo ágil o bien de tipo relajado, el nuevo Rio Hatchback se adaptará a ti.

Para ser sinceros nos parece una decisión acertada introducir una caja automática de seis velocidades que se sumará a la manual que tiene igualmente seis relaciones, lo que para ti se traducirá en un ahorro de combustible tanto en condiciones de tráfico urbano como en manejo en carretera: entre más velocidades, más relajado operará el motor sin elevar el consumo de combustible y se encontrará una relación que no exija tanto del motor al momento de recuperar velocidad.

En el trayecto entre Monterrey y Saltillo, la computadora del auto informaba de consumos de entre 12 y 16 kilómetros por litro. Es importante mencionar que la unidad que tuvimos a prueba formó parte de las primeras 20 producidas en nuestro país, por lo que los números hablan de un buen ajuste y producto final.

Los frenos responden muy bien en desaceleraciones fuertes, el nuevo Rio cuenta con sistema antibloqueo, control de estabilidad y de tracción, así como seis bolsas de aire para conductor, pasajero, laterales y de cortina; además, equipa sensores de reversa con cámara, asistente de arranque en pendientes y sistema de iluminación en curvas al momento de girar el volante cuando las luces van encendidas.

La suspensión nos parece que tiende a ser ligeramente rígida, algo normal en cuanto al desempeño estable que ofrece en curvas y no deja de ser confortable, logrando amortiguar bien las irregularidades del pavimento en nuestro país.

Esta versión que probamos es la tope de gama, los acabados nos parecen adecuados para lo ofrecido en el modelo: asientos de piel, volante y palanca de velocidades forrados en cuero negro e insertos de color plata y titanio, así como pedales con inserto en aluminio.

El equipamiento es amplio: pantalla táctil de siete pulgadas con Apple Carplay y Android Auto, vidrios eléctricos delanteros y traseros, aire acondicionado automático, quemacocos, computadora de viaje, conectividad vía Blue Tooth-USB-Auxiliar, control de audio y control de velocidad crucero en el volante y espejos plegables eléctricamente.

Este modelo estará disponible en febrero en las distribuidoras de la República Mexicana, y aunque la marca aún no ha develado los precios creemos que no serán tan elevados en comparación a la versión anterior, de la que se diferencia en varios aspectos, además de la estética; habrá qué esperar, por lo pronto, nos dejó una buena impresión y creemos que se perfila como una buena opción para mujeres jóvenes de entre 18 y 30 años, justo el mercado joven al que apunta la marca con el nuevo Rio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Autor: David Zepeda Martínez
Monterrey, Nuevo León; enviado

*Imágenes: David Zepeda Martínez.