Un “1985”, nuevamente…

 

 

 

 

 

Terrible, lamentable y caótico resultó el día de ayer 19 de septiembre de 2017 derivado de un terremoto que nuevamente puso contra las cuerdas los habitantes de la Ciudad de México, así como a los estados de Puebla y Cuernavaca.

Quienes tenemos memoria de lo sucedido en aquel no tan lejano año de 1985 recordamos lo devastador que este tipo de movimientos telúricos pueden resultar; con siete años de edad, mi padre me llevaba a la escuela en su auto, un Datsun 160J 1976 color amarillo que permaneció en la familia varios años, y a pesar de mi corta edad recuerdo claramente ver el pavimento abrirse en cuarteaduras por varias secciones en la Avenida Ermita Iztapalapa, que aun no contaba con la Línea 8 del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

Mi padre pensaba que tal vez una llanta se había dañado, pero al ver pasar a un vecino de su casa con horror y detenerse, las cosas cambiaron. A pesar de esto terminé en la escuela a tempranas horas, para regresar a casa posteriormente debido a la cancelación de las clases. La réplica nocturna me hizo sentir aún más la naturaleza de estos fenómenos quedando permanentemente grabados en mi memoria.

En esta ocasión, me encontraba en una cafetería cuando sucedió el terremoto de ayer: la alarma sísmica entró en el momento mismo del terremoto, una Honda Pilot se balanceaba fuertemente en el estacionamiento abierto de la cafetería mientras los comensales del restaurante de enfrente salían despavoridos, pero lo peor: un edificio en contra esquina de la cafetería comenzó a colapsar de las paredes y cristales, creando un estado de pánico en la gente de los negocios y en las calles.

Paredes, ventanas y cristales derrumbados durante sismo de 7.1° en el edificio propiedad de la empresa LLano de la Torre, localizado en Avenida División del Norte esquina con Prolongación Tajín, Colonia Sta. Cruz Atoyac, Delegación Benito Juárez, Ciudad de México.

Sorprendente fue ver casi inmediatamente a doctores de la Clínica de los Venados salir y verificar si era requerida su ayuda, al igual que los trabajadores de algunas construcciones cercanas. Incluso la sociedad civil se unió a las autoridades de tránsito para procurar agilizar las calles y dar espacio y vía libre a los vehículos de emergencia; una vez más, los ciudadanos se unen por el bien común en una situación desastrosa.

La reflexión a todo esto es: ¿realmente los mexicanos solo mostramos unidad y solidaridad en desastres? Juzga tú, estimada lectora.

A diferencia de hace 32 años, actualmente la información fluye precisamente por las herramientas tecnológicas con las que contamos hoy día: redes sociales, información por Internet y aplicaciones móviles, entre otras. Es indispensable utilizarlas adecuadamente y no re-transmitir noticias falas o de dudosa procedencia, ya que esto genera estrés psicológico, caos, y puede incluso afectar más las vías de comunicación tanto físicas como electrónicas.

¿Qué hacer en un sismo cuando vas conduciendo?

La automotriz Jac publicó una infografía muy útil en sus redes sociales donde sugiere a las conductoras y conductores tomar precauciones: estacionarse en un lugar seguro, apagar el motor y aplicar freno de mano, mantener encendido el estéreo para escuchar la información que se va generando, no abandonar el vehículo, utilizar los datos de tu celular solo en caso necesario para no saturar las comunicaciones y una vez terminado el sismo conducir a sus destinos con precaución ante las posibles réplicas.

Un servicio de asistencia por motivo del sismo

Chevrolet informó en un comunicado que puso a disposición de sus clientes con sistema OnStar varios servicios adicionales a razón del sismo de ayer en México, para que tengan la posibilidad de reportar incidentes desde su auto en caso de sismo, información de centros de acopio y ayuda, recomendaciones de protección civil, así como para solicitar un enlace con familiares o amigos y personas alrededor.

Kia Motors México se solidariza con afectados

La armadora coreana anunció que varios de sus distribuidores estarán habilitados para recibir donativos en especie que serán entregados a la Cruz Roja Mexicana, institución a la que los empleados también entregarán lo recaudado por una colecta interna, así como también ayudarán a retirar los escombros.

Finalmente, desde este espacio enviamos nuestras condolencias a quienes han perdido a algún ser querido en este desastre, los videos de desastre que circulan en la red no pueden ser más claros, México vive nuevamente una de sus peores tragedias justo el día que conmemoraba otra sucedida hace 32 años.

Autor: David Zepeda Martínez
Ciudad de México

*Imágenes: David Zepeda Martínez, y JAC Motors México, vía Twitter.
*Todas las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan el punto de vista de Tracción Femenina.