Cómo manejar sin estrés y no morir en el intento

Manejar en la Ciudad de México, puede ser todo un reto, hasta lo podríamos considerar como una actividad de alto riesgo o deporte extremo; cada vez somos más los que tenemos auto y esto hace que el tráfico se vuelva muy tedioso y pesado.

Pero los que vivimos en esta hermosa ciudad es porque así lo hemos decidido, o sea, si ya decidimos estar aquí y vivir aquí hay que saber hacerlo de la mejor manera. Y que la ciudad sea un caos no justifica que nosotros también lo seamos; si manejas estresada, enojada y peleándote con todos en el camino no podemos esperar que cuando llegues a tu destino te vaya de maravilla, al contrario, ¡como vives en el coche vives en la vida!

Que vivamos en esta ciudad tampoco justifica que lleguemos tarde, si sabemos dónde vivimos tomemos precauciones, no se vale decir llegué tarde porque había mucho tráfico.

Para que tu andar por esta ciudad sea mucho más placentero y relajado te paso algunos tips que te pueden servir a la hora de manejar:

Sal con mucho tiempo de anticipación

Aunque el “Waze” te diga que haces 30 minutos, tú toma precauciones y agrégale otros 20 minutitos más, sé que en la mañana esto suena maratónico porque la mayoría de las veces significan “20 minutitos” más de sueño que caen increíbles en la mañana, pero si piensas que por dormir 20 minutos más vas a ir toda tensa, estresada y en una de esas no llegas a tiempo, creo que vale la pena sacrificar ese tiempo de sueño

Mantén tu auto ordenado

Si tu coche se vuelve una extensión de tu closet o de tu oficina, la energía se estancará y hará que cuando busques tus zapatos estén en el coche y no en el closet, que es el lugar a donde pertenecen, cada cosa en su lugar, los tickets de la blusa que te compraste hace un mes, los zapatos, y cualquier cosa que sabes de corazón que no van en el coche, ¡ponlas en su lugar!

Practica atención consciente mientras manejas

Y, ¿qué es eso? Significa que cuando estás manejando sólo estás manejando. Nos suele pasar que cuando vamos manejando planeamos lo que haremos cuando lleguemos a la oficina, y ya que estamos en la oficina estamos planeando qué “peli” vamos a ver cuando salgamos, y ya viendo la película planeamos lo que vamos a cenar después y así se nos va la vida en un futuro y pasado constante.

Lo que te propongo es que hagas del manejar una práctica espiritual, ¡sí se puede!

Imagínate que algo tan trivial como manejar lo transformes en una herramienta de concentración y hasta evolución.

Y no es tan difícil, lo único que hay que hacer es que cuando vayas manejando, ¡sólo vayas manejando! Así de simple, sin el celular cerca, con tus dos manos en el volante, inhalando y exhalando poniendo atención en lo que está frente a ti, lo que sea, un coche, un peatón… y estás ahí observando, poniendo la atención en tus sentidos, en lo que ves, en lo que sientes, la textura del volante en tus manos, en las sensaciones de tu cuerpo al manejar. Con toda tu atención e intensión en el momento presente, consciente de a dónde vas y qué calles tomar porque luego nos pasa que vamos en automático y llegamos a los lugares casi por inercia sin saber cómo.

A mi una vez me pasó – antes de practicar atención consciente – que un día llegué al departamento en donde vivía antes; salí del trabajo ¡y sin pensar me fui a mi “ex-depa”! Y no me di cuenta hasta que “me cayó el veinte” ¡que desde hace un mes ya no vivía ahí!

Cuando manejes y sientas que te estás distrayendo pon atención a tu inhalación y exhalación, en la textura del volante en tus manos, al principio cuesta un poco de trabajo pero con el tiempo se va volviendo una práctica fácil y que nos ayuda a aliviar el estrés.

Pon mucha atención a lo que escuchas mientras manejas

Cuida qué estaciones de radio o qué tipo de música te acompaña en tus trayectos, cada persona es diferente pero a mi me estresa mucho ir manejando y escuchando las noticias: cuando empiezan a hablar de robos, de choques o de cosas negativas, comienzo a voltear alrededor mío toda paranoica viendo que nadie se me acerque al coche. Si lo que escuchas altera tus emociones o te genera miedo o estrés, ¡no lo escuches!

Lo mismo pasa con música muy ruidosa o estruendosa. Haz de cada uno de tus viajes una experiencia placentera y pon música linda, por ejemplo, yo acostumbro música de mantras o grabaciones de decretos o mensajes lindos que hacen que vaya súper positiva pensando que la vida es maravillosa, aunque esté en el circuito a las 2 de la tarde en viernes de puente…

Cuando vayas manejando checa tu postura

Muchas veces vamos manejando “todas tiesas”, con los hombros súper tensos, hasta con los dientes apretados, el ceño fruncido y sosteniendo súper fuerte el volante; si te haces consciente de tu cuerpo mientras manejas no dejarás que se tense y a la larga te evitará muchos dolores de cabeza, de hombros y de espalda.

En la vida como en el coche no te tomes nada personal

Todos creemos que somos los mejores pilotos del mundo y que todos manejan mal menos nosotros, por lo que si alguien te la mientan, te tocan el claxon, o cualquier otra monada que se les ocurra para agredirte o molestarte ¡no te lo tomes personal! Seguramente no tiene nada que ver contigo, a lo mejor la otra persona sí se levantó tarde y tiene un jefe insoportable, o su esposa lo acaba de dejar, o cualquier cosa que no tiene nada que contigo así que no te lo tomes personal.

Para la próxima te sigo dando otros consejitos para aliviar el estrés mientras manejas, no te quiero agobiar con tantos puntos, por lo mientras pon en práctica estos consejos y vamos “poco a poquito”, tratando de ser todas nosotras mejores personas.

Tú decides cómo quieres que sea tu trayecto y tu vida, y creo que al igual que yo, ¡tú decides ser feliz, en el coche y en todos lados!

Autora: Tania Dulché
Ciudad de México

*Imágenes: archivo Tracción Femenina.

*Todas las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan el punto de vista de Tracción Femenina.