Demuestra KIA Stinger capacidades frente a sus principales competidores

En anteriores ocasiones hemos mencionado aquí en Tracción Femenina de la capacidad de la marca coreana para reconocer los intereses del consumidor mexicano, y Stinger, el deportivo de KIA, apuntala hacia esa dirección en un segmento que se antoja caro y exigente; para ambos temas, hay una respuesta positiva.

Recientemente tuvimos la oportunidad de conocer en la pista de Amozoc, Puebla, las capacidades de manejo en este deportivo frente a dos de sus rivales principales que, en voz de Víctor Acuña, Product assistant manager de KIA Motors México, se establecieron con referente a una cercanía en el precio, equipamiento y capacidades: Audi A5 SB S-Line, BMW Serie 4 gran cupé e Infiniti Q50 400 Sport.

A continuación, te presentamos nuestras impresiones en las diversas pruebas, que consistieron en slalom (solo Stinger), circuito en pista, “cuarto de milla” y frenado para los modelos que condujimos para ti, por lo que debemos aclararte que solo nos enfocamos, principalmente, en las sensaciones e impresiones de manejo que nos ofreció cada auto. Los tres vienen muy equipados, acorde al segmento deportivo al que pertenecen y al tipo de usuario al que se enfocan, y están en un rango de precios similares cercanos a los $900,000 pesos.

KIA Stinger GT, el más joven

En todos los casos, Stinger demostró un desempeño sobresaliente en cuanto a aceleración, capacidad de tomar curvas y frenado.

El motor de seis cilindros con 365 Caballos de Fuerza se siente relajado y tranquilo a velocidades bajas o “urbanas”, en tanto que si presionas el acelerador a fondo, el motor trabaja de la mano con la caja automática de ocho velocidades y se convierte en un monstruo devorador de distancias con un sonido que estamos seguras te generará emociones, porque sí, las mujeres también disfrutamos de la velocidad y sabemos reconocer un buen deportivo.

La estabilidad que ofrece al tomar las curvas es sobresaliente, pareciera que el auto busca mantenerse siempre hacia donde el volante lo indica, eso sí, dentro de las reglas de la física, aunque también te da la oportunidad de corregir el camino si te pasas un poquito de entusiasmo.

El diseño, es el más actual de la comparativa organizada por KIA Motors México, aunque no por ello sus rivales resultan atrasados o desactualizados.

BMW Serie 4 Gran Cupé, el serio

Este parece ser el modelo con un desempeño más cercano a Stinger, pero con una imagen un tanto más minimalista, aunque eso sí, ligeramente más “nervioso” al momento de encarar curvas a velocidades medias-altas.

El único detalle que notamos en este modelo es un ruido agudo muy particular al momento de frenar el vehículo, algo normal de acuerdo con el equipo de pilotos de prueba; desconocemos si es resultado de algún abuso en la unidad o, incluso, la edad y kilometraje de la misma.

La aceleración es fuerte desde el momento en que se presiona el pedal, la fuerza del motor de seis cilindros con 326 Caballos de Fuerza se puede disponer desde bajas revoluciones y se siente siempre listo para ejercer un manejo deportivo en todo momento; pareciera que está concebido para carreteras y autopistas.

De los tres modelos, es el que presenta los interiores más serios, con un tablero que queda un poco debajo del resto por su diseño, aunque no carece de información de lo que sucede con el vehículo, la calidad es premium; habrá que esperar a su relevo generacional.

Audi A5 SB S-Line, el ejecutivo

Particularmente nos pareció que es el modelo más inclinado hacia la parte racional de quien lo conduce, es una mezcla de seriedad con elementos modernos como el tablero digital inteligente.

En aceleraciones es más bien progresivo, incluso el auto se siente “pesado” cuando tomas una curva, aunque eso pareciera obligarte a ser más prevenida con la velocidad. Debes considerar que se trata de un motor de cuatro cilindros, dos litros y turbo con 252 Caballos de Fuerza y distintas asistencias en el manejo, incluyendo su tracción en las cuatro ruedas, que se orientan precisamente a generar un manejo más centrado. No por ello es lento ni está a la altura de los modelos de eta comparativa.

Infiniti Q50 400 Sport, el gran ausente

Entre los planes de la armadora coreana estaba enfrentar al Stinger con este auto, sin embargo, los frenos no dieron el ancho en la prueba de la pista de Amozoc y tuvo que ser retirado por motivos de seguridad, por lo que solo la primera parte de los medios de comunicación pudieron obtener sus impresiones de manejo; desconocemos si es un defecto particular de la unidad que se tuvo a prueba, pero sí que es motivo de reflexión en un modelo de orientación deportiva y que, al menos en el papel de la ficha técnica, era el más potente con su motor de seis cilindros bi-turbo y 400 Caballos de Fuerza.

En resumidas cuentas

Los cuatro modelos son capaces, recordando que los alemanes y el japonés pertenecen a un segmento Premium al que Stinger quiere aspira en la práctica con diseño, acabados y desempeño muy acorde a dicho segmento; podemos decir incluso que sobresale en este apartado. Creemos que en cualquiera que manejes te verás sensacional, son autos aspiracionales, llenos de estilo, lujo y con sensaciones de manejo inigualables.

Amozoc, Puebla, enviada.
Imágenes: Ainoa Zepeda M.