Suzuki Swift Sport Boosterjet: un modelo fitness para ti

Seguramente has visto en alguna ocasión a un entrenador fitness que cuida su físico y se mantiene en forma; no es como el entrenador de pesas musculoso, sino que es definido, ágil, y te sorprende por sus capacidades y cualidades físicas.

Después de probarlo por unos días, podemos decirte que el nuevo Swift Sport Boosterjet es como ese entrenador fitness: un modelo distinguido.

Desde que lo vimos llegar a Tracción Femenina, nos llamaron la atención el color amarillo, el diseño de sus interiores, la calidad de los materiales, sus rines de aluminio pulido de 16 pulgadas y los asientos deportivos.

Y sí, a las mujeres también nos gusta sentir la velocidad y la respuesta de un coche de este tipo, y si es tan lindo como este Swift Sport, mucho mejor.

Cuando lo manejas, tanto por su color como por la novedad y accesorios deportivos con los que viene equipado, te haces notar y voltean a verte. ¿Qué más puedes pedir?

Es un subcompacto deportivo, así de fácil

Por allá de inicios de la primera década de este siglo XXI hubo una “camada” de compactos deportivos que eran considerados una especie de “balas” por su manejo deportivo y que eran versiones con mejoras en sus motores para hacerlos más rápidos, tales como Renault Clìo Sport, SEAT Ibiza FR y CUPRA o el Peugeot 207 RC y CC, entre otros.

El Swift Sport nos recuerda las glorias de aquellos autos, antes de que algunas marcas decidieran destruir el sentido de siglas distintivas por motores normalmente aspirados o con mejoras de equipamiento pero sin ese sabor en el manejo (como FR en el caso del SEAT Ibiza). Y, por supuesto, antes también de qué marcas premium decidieran incursionar en este segmento a precios mucho más altos.

Desde que presionas el botón de encendido escuchas un ligero sonido ronco (tiene doble escape cromado), el tablero se ilumina con tonos rojos y blancos, y te prepara para que tu viaje sea de tipo urbano y relajado o deportivo en carretera. Los asientos te mantienen firme en tu lugar, son más bien rígidos y quizá aquellas conductoras de caderas anchas pudieran sentirlo un tanto ajustado.

Los asientos te hacen sentir como abrazada por este modelo, y muy segura, ya que cuenta con seis bolsas de aire, frenos de disco con ABS, barras de protección en puertas, control de estabilidad, fijación tipo ISOFIX para silla de bebé y hasta asistencia para abordar pendientes en alto para la versión automática.

Es fácil encontrar una posición de manejo adecuada ya que viene con ajuste de altura y profundidad en asiento y volante. Nuestra unidad de prueba venía equipada con transmisión manual de seis velocidades, con cambios cortos y bien definidos con los que no te costará trabajo hacer los cambios ya que el clutch es suave; hay también disponible una caja automática con seis velocidades y “paletas” tras el volante para hacer cambios tipo manual, quizá esta pudiera pensarse más orientada a nosotras, pero también existimos mujeres que manejamos y disfrutamos de una caja manual.

Este atlético modelo fitness, de tan solo 980 kilogramos declarados por Suzuki, tiene un corazón Boosterjet cuatro cilindros de 1.2 litros turbo y 138 Caballos de Fuerza, que le permiten tener un temperamento para alcanzar los 100km/h desde cero en solo ocho segundos aproximadamente.

Tuvimos la oportunidad de probarlo en trayecto de carretera desde la Ciudad de México hasta Toluca, donde demostró seguridad y estabilidad en todo el trayecto de ida y de regreso. Es muy ágil, seguro y divertido: en todo momento la suspensión, de sensación rígida, te transmite la fiabilidad para agarras las curvas dentro de los límites de velocidad establecidos, y un poco más allá.

¿Y del consumo de combustible?

Es un subcompacto deportivo, pedirle consumos reducidos no sería justo, a pesar de ello, la marca establece una combinada de 18 kilómetros por litro; en nuestras pruebas, el gasto de gasolina variaba en 9.4 y 11.3 kilómetros por litro dependiendo de las condiciones a las que lo sometimos: aceleraciones intensas, tráfico urbano pesado y manejo en carretera; insistimos, la mejor referencia existente del verdadero consumo podrás verlo más claramente en el número de kilómetros recorridos entre cada tanque utilizado y para ello se necesita una prueba a largo plazo.

Equipamiento suficiente

Y cómo buen deportista que es, lleva los accesorios necesarios para la rutina diaria: pantalla táctil de siete pulgadas que centraliza las funciones de audio con Bluetooth, Apple CarPlay y Android Auto; aire acondicionado automático y tablero con información para que conozcas su desempeño (inclinación, torque, fuerza del turbo, temperatura, consumo de combustible, y hasta un reloj tipo análogo).

La iluminación  del Swift Sport es completa: lleva esas lucecitas azules brillantes tipo cuartos que siempre van encendidas y que en realidad son lámparas LED diurnas cuyo objetivo es hacerte visible aún de día en diversas condiciones climáticas. También tiene luces de LED con proyector tipo “lupa”, muy útiles durante la noche ya que alumbran tu camino en las zonas donde se debe iluminar sin “encandilar” a otros conductores: adicionalmente, en la parte trasera las “calaveras” o “stops” vienen con esta misma tecnología LED; todo forma parte no solo de seguridad, sino de un diseño integral en el que incluso las puertas de los pasajeros de la parte trasera tienen la manijas para abrirlas  escondidas a un costado de la ventanilla en cada lado.

¿Es para ti?

Totalmente, en Tracción Femenina creemos que las mujeres tenemos gustos distintos y los deportivos compactos no son la excepción, particularmente uno tan lindo como este Swift Sport en cualquiera de sus dos versiones (estándar o automática).

Solo extrañamos un par de accesorios que nos serían de mucha ayuda: cámara de reversa con sensores auditivos, espejo retrovisor de oscurecimiento/aclarado automático y todos los vidrios eléctricos con accionamiento automático.

Considera lo siguiente: si eres de las que gusta llevar tu bolso a un costado te sugerimos mejor colocarlo en la parte trasera a nivel del piso, detrás del asiento del conductor; no solo por seguridad, sino porque el espacio entre asientos es reducido, aunque cuenta con espacios donde colocar tu celular, maquillaje o el cafecito de las mañanas. Y sí, tiene espejo de vanidad en viseras tanto para conductora como pasajero pero no sobra sugerirte que solo lo uses cuando no conduzcas. Debes considerar también que tiene una suspensión rígida para tener un mejor agarre y desempeño veloz, por lo que las irregularidades del camino podrías sentirlas más que en otros autos.

El precio del Swift Sport Boosterjet en versión estándar es de $309,990 pesos, en tanto que con transmisión automática es de $324,990 pesos, disponibles en tres colores: amarillo Rally, rojo Vanadio, blanco Pop y negro Supremo.

Destacamos: diseño deportivo y buena calidad de materiales bien diferenciados del resto de la gama Swift, el color amarillo del modelo de nuestra prueba, el desempeño de su motor (excelente en su segmento), el precio por lo obtenido a cambio.

Sería extraordinario con: cámara y sensores de reversa, retrovisor interior electrocrómico, todos los vidrios eléctricos de un solo toque y un quemacocos.

En una frase: lindo subcompacto deportivo para aquellas que gustan de la velocidad responsable, con una interesante gama de colores y equipamiento suficiente para tu día a día en ciudad o carretera.

A considerar:

  • Suzuki añade un “carrito” muy lindo, veloz y llamativo a sus fórmulas de mercado para llegar a segmentos de interés para los mexicanos. Su portafolio de productos va desde las versiones más “básicas” de Swift con motores turbo y normalmente aspirados, así como SUVs y Crossovers con sabor deportivo y hasta capacidades “todo terreno”.
  • Swift Sport Boosterjet llega a ponerle sabor al segmento.
  • La marca busca acercarse al público mexicano también mediante iniciativas como la más reciente alianza con la UNAM para patrocinar al equipo de fútbol de la casa de estudios.
Ciudad de México
Fotografías: Ronaldo Trejo.