Y tú, ¿qué piensas mientras manejas?

Buda decía: “somos lo que pensamos”, y que “nuestros pensamientos crean nuestra realidad”. Si esto es cierto, ¿qué pasa con todo lo que pensamos mientras manejamos?

Si cuando se nos cruza alguien en el camino nuestros pensamientos no son muy amables, o si maldecimos al de enfrente porque se pasó el alto, ¿qué somos? ¿qué realidad estamos creando?

Con cada pensamiento negativo que tenemos durante nuestro trayecto al trabajo, al súper o a cualquier otro lugar, crearemos la energía que se mantendrá durante nuestro día.

¿Qué fuerte se oye eso no? La verdad cuando me di cuenta que lo que pienso crea mi realidad, me puse las pilas para poner mucha atención a mis estados mentales durante el día.

Cuesta mucho trabajo, no voy a decir que no. ¡Porque tenemos en promedio 60,000 pensamientos al día y la mayoría son negativos!

Bueno esa es la mala noticia, pero la buena noticia es que los pensamientos se pueden cambiar o moldear y esto solo se puede lograr si estamos atentos, si prestamos atención a lo que pensamos. Esto es una gran chamba porque a veces se vuelve muy cansado estar atenta a cada pensamiento en vez de dejar que la carreta de pensamientos se desboque. Pero si nos lo proponemos, poco a poco esto puede cambiar.

A continuación te paso algunos tips que te pueden ayudar a estar atenta a tus pensamientos:

  • Antes: cuando estés a punto de subirte al coche respira antes de abrir la puerta, después ya que estés adentro del coche da un respiro, trata de no hacerlo en automático, y luego da vuelta a la llave y arranca el coche. Esto poco a poco hará que te vayas haciendo más consciente de tus pensamientos y de tu cuerpo.
  • Durante: ya que vayas manejando pon mucha atención a lo que piensas, y hazte la pregunta: ¿este pensamiento es positivo?, ¿me hace feliz?, ¿me ayuda?; si la respuesta es no, déjalo ir, páralo, seguro es un pensamiento negativo que te generará dolor o ansiedad.
  • Después: poco a poco puedes hacer de este ejercicio un hábito y darte cuenta de cada pensamiento y distinguir qué emoción te genera. Después, con el tiempo, hasta podrás prevenir los pensamientos negativos y saber que ahí viene y pararlo a tiempo. Si te lo propones, podrías en algún momento erradicarlos aunque ya hayan surgido; darte cuenta de ellos y dejarlos ir.

Ya que logres lo que te platico, podrás hasta cultivar pensamientos positivos que te generen bienestar y felicidad para mantenerlos y poco a poco ir cambiando tu vida hacia una mucho más positiva y saludable.

Aprovecha mientras manejas para tener un acercamiento a tus pensamientos y si como dice el Buda somos lo que pensamos, ¡yo elijo tener pensamientos positivos!

Ciudad de México
Fotografías: vía FreePik