#Aprueba Renault Twizy Techno, te voltearán a ver pasar

Hay automóviles que llegan al mercado para satisfacer las distintas necesidades de transporte de sus posibles clientes. Otros, sin embargo, llegan a cambiar paradigmas y hasta crear una época ya sea por su diseño o sus innovaciones.

El Renault Twizy llega a México en un tiempo donde aún se sigue dependiendo de gasolinas y diésel, pero poco a poco se van abriendo opciones de autos con nuevas tecnologías, y la cantidad de coches híbridos que ves circulando por las calles es prueba de ello.

No así del todo los autos eléctricos, que tienen aún ciertas barreras por superar, especialmente las construidas a lo largo de muchos años: que si no corren, que si no arrancan bien, que si les dura poco la batería, que si no recorre muchos kilómetros entre recargas, o que si no hay suficiente infraestructura de recarga.

Y es que el cambio de paradigma es necesario cuando la contaminación y lo caro de la gasolina empiezan a afectarte cada vez más. Pero si estás dispuesta a cambiar algunas de tus rutinas por hacer un cambio en el medio ambiente, estamos seguras de que la prueba que tenemos hoy para ti será de interés.

“Muy bonito y original”

La primera impresión que nos dio al momento de verlo fue que es un auto muy lindo, pequeño (más como una moto de “cuatro ruedas”), original y llamativo; personalmente a mi colaboradora Tania Dulché y a mi nos encantan los coches pequeños.

Entrar al Twizy su “chiste”, porque no hay manija exterior para abrirlo y deberás introducir tu mano entre la ventana y el marco de la puerta para poder accionar la apertura, a la vez que tiras de una cinta de velcro que libera la ventana y la puerta girará sobre su eje para abrirse… ¿complicado?, no tanto una vez que te acostumbras, y eso tiene cierta ventaja para quien desconoce este auto porque abrirlo será difícil.

Urbano, pero muy ágil

Una vez que estás al mando será muy sencillo encenderlo: introduces la llave, giras una vez y se activa el panel de instrumentos que te indica carga de la batería y kilometraje restante; con un segundo “llavazo” arranca incluso con las luces permanentes.

Es necesario quitar el freno de mano y presionar la D del panel de velocidades del lado izquierdo que solo incluye dicha velocidad, Neutral y Reversa. Una vez hecho esto podrás arrancar, y notarás que no es lento, sino que prefiere la tranquilidad para favorecer la durabilidad de la carga que es de 100 kilómetros de acuerdo con Renault, y dependiendo de las condiciones del camino y estilo de manejo. En nuestra prueba marcaba una autonomía de entre 40 y 60 kilómetros por recarga total de batería, y es que aprovechamos al máximo la carga regenerativa cuando dejas de acelerar por encima de los 20 kilómetros por hora.

Es fácil lograr las velocidades del reglamento de tránsito fijadas en 40 y 50 kilómetros por hora en zonas urbanas, y de 80 kilómetros por hora en vías como Tlalpan, donde el reglamento indica que es la velocidad máxima. Nos sorprendió que puede alcanzar dicha velocidad de forma segura y con aplomo, nunca nos generó una sensación de “flote” o inestabilidad sino que, por el contrario, se sintió seguro en todo momento; la velocidad máxima es de 85 kilómetros por hora.

Pero, ¿a quién no le gusta ser admirada?, y es que casi todo el mundo voltea a ver al Twizy y a su conductora, hay desde miradas de asombro, curiosidad y hasta interés ya que en no pocas ocasiones nos detuvieron para preguntarnos el costo y las características de este “carrito”.

Sus particularidades

Lamentablemente muchas de las calles de la Ciudad de México, donde realizamos la prueba, no están en las mejores condiciones y eso repercute en el manejo del Twizy debido a la dureza de su suspensión; sentirás cada una de las irregularidades del pavimento, aunque tendrás la ventaja de que al ser un auto tan pequeño bastará con un breve movimiento del volante para evitar baches y demás imperfecciones de las calles.

Otra de sus particularidades es que puedes viajar con un acompañante en la parte trasera, pero olvídate de que traiga falda o sea una persona con movilidad limitada porque las maniobras para sentar a tu acompañante en el asiento trasero podría llevarla a hacer uno que otro “desfiguro” o lastimarla y necesariamente deberá viajar con las piernas separadas… Independientemente de eso, tiene cinturón de seguridad con tres puntos para tu acompañante, que deberá también medir menos de 1.85 metros por tema de las piernas igualmente; lo ideal: en la parte trasera se recomienda para niños.

Solo hay un manos libres disponible para celular, aunque nos fue prácticamente imposible conectar el nuestro vía Bluetooth debido a la saturación de dispositivos del mismo y no cuenta con un botón o forma de eliminar alguno para poder conectar el nuestro, aunque del lado izquierdo hay un espacio con apertura que tiene cables para puertos de recarga celular y conexión incluso via Jack-in (similar a la punta que usan los audífonos).

Hay también una pequeña guantera bastante profunda del lado derecho del tablero, y que se cierra con llave; solo será posible guardar los documentos del auto como seguro y papeles relacionados. Las puertas no se cierran con seguro por lo que deberás cuidar de no dejar nada a la vista que llame la atención de la delincuencia.

Desconocemos su desempeño en lluvias, pero tiene varios espacios y huecos por donde el agua puede entrar fácilmente y definitivamente, el Twizy no podrá pasar a través de charcos medianamente profundos ya que la altura al piso es muy baja; preguntamos a Renault si tienen alguna solución para que el Twizy pueda circular en días lluviosos, incluso considerando las trombas que suelen caer en la Ciudad de México pero al momento del cierre y publicación de esta nota no obtuvimos respuesta.

Lo que sí existe en el mercado aftermarket son ventanas fijas con un nivel de entintado y un espacio de apertura para hacer más cómoda la relación con el mundo exterior, estas se comercializan en el extranjero e incluyen adaptaciones para que no se filtren ni el agua ni el viento, ya que la insonorización se ve afectada por estas aperturas; en promedio, un par de ventanas ya importadas cuestan cerca de $10,000 pesos mexicanos

¿Es seguro?

Tiene bolsa de aire para conductor, y barras estabilizadoras delanteras y traseras únicamente… no hay barras de refuerzo en las puertas ni en la estructura, al menos en el papel de la ficha técnica. No se justifica su ausencia, independientemente de la relativamente baja velocidad que alcanza el Twizy y que pudiera asemejarse más a una motocicleta “de cuatro ruedas”.

¿Cómo se carga?

El auto tiene una conexión de tipo doméstica que carga la batería completamente en un tiempo de ocho horas, aunque puedes hacer “micro recargas” de un par de horas para ajustar la distancia que recorrerás. ¿Y si me quedo sin batería? Pues Renault cuenta con un programa de asistencia que viene de serie con el auto en el cual solicitas ayuda en caso de quedarte detenida y envían un equipo que te llevará a la agencia Renault más cercana donde podrás recargar el auto para seguir tu camino. Aunque también hay diversas postas de recarga en puntos estratégicos de la ciudad que han colocado la Comisión Federal de Electricidad y la empresa IMU Recicla.

¿Para quién es?

Este auto es para una mujer joven, de la generación millennial, que gusta no pasar desapercibida y que está dispuesta a romper esquemas y cambiar hábitos a favor de un medioambiente más sano con un auto 100% eléctrico, original, y con mucho estilo para manejarlo EN LA CIUDAD.

Hay cuatro colores: negro noche, rojo atardecer, azul caribe y blanco nieve, aunque solo el blanco se encuentra disponible en entrega inmediata, en tanto que el resto es bajo pedido. El precio de la única versión en existencia es de $319,300 pesos.

Destacamos: el diseño exterior e interior, adelantado al futuro y muy llamativo; el manejo y la estabilidad, propios de un subcompacto; los frenos regenerativos, de fácil entendimiento en su uso.

Sería extraordinario con: frenos ABS y refuerzo de la estructura en puertas y estructura en general; paquete de ventanas y cobertura anti ruido de serie; manija exterior para facilitar apertura de las puertas.

En una frase: un auto adelantado a su tiempo que cuenta con los argumentos estéticos y funcionales para ofrecer movilidad urbana.

A considerar:

  • Renault ofrece una garantía de dos años o 50,000 kilómetros, aunque ofrece el programa Renault Asistencia que te apoya en caso de agotarse la batería y resultara en inmovilización del vehículo.
  • EuroNCAP, la instancia europea encargada de medir la seguridad ofrecida por los autos de diversas marcas globales, y clasifica al Twizy como “cuadriciclo” y lo califica como tal, conoce la prueba de choque a 50 kilómetros por hora aquí.
  • Hay más opciones de autos eléctricos ya disponibles en nuestro país, aunque el precio aumenta exponencialmente, al igual que el espacio para pasajeros y la autonomía entre recargas.
  • Podrías pensar que por casi $20,000 pesos más podrías adquirir un Prius C híbrido con más espacio y elementos de seguridad; la decisión dependerá de ti.
Ciudad de México
Fotografías / edición gráfica: Ronaldo Trejo / Tania Dulché.