Que tu felicidad marche sobre ruedas (o Cómo manejar sin estrés y no morir en el intento II)

Esta semana corta después del puente está por terminar, espero que hayas descansado, y si pudiste leer los tips anteriores, deseo que sean de utilidad para ti.

Cuando la ciudad en la que vivimos es muy complicada, lo que nos corresponde a nosotros es estar en calma y sin complicaciones, poner nuestro granito de arena para crear un lugar mejor para todos.

Para complementar los tips anteriores, aquí te dejo otros consejitos que espero que te sean de gran utilidad:

Deja tus problemas, preocupaciones y pendientes afuera del coche

De nada sirve que, mientras vas manejando, trates de arreglar el mundo porque si los pendientes te causan estrés o te ponen en un estado alterado o nervioso, puedes chocar o pelearte con el de al lado proyectando tu coraje o frustración. Estarás recordando situaciones no agradables que te alterarán durante todo el trayecto. Y suele pasar que durante el camino vas planeando: “haré esto, mandaré un mail, le hablaré, etc”, y cuando bajes del auto todo se te olvida y sólo te enojaste y no te mantuviste concentrada siendo un peligro para ti y para los demás, es mejor estar concentrada sólo en manejar.

Utiliza aromaterapia en tus trayectos

No necesitas poner en tu auto una esencia importada de Tailandia para que te funcione, simplemente busca aromas que a ti te gusten (y que no sean molestos para las personas que te acompañan). Haz de tu auto tu paraíso personal, hasta en el súper puedes encontrar una fragancia que a ti te guste y que te haga sentir a feliz, que haga que te olvides de lo que hay afuera. Te recomiendo la esencia de lavanda que ayuda a la relajación, checa cómo te sientes usándola, ¡no te me vayas a relajar mucho y te de sueño en el coche!

Y recuerda que cuando la esencia o lo que hayas usado para aromatizar tu auto se termine o ya no huela tírala del auto, porque luego se nos olvida y tenemos guardadas las plaquitas y todo el kit de aromatizantes que ya no huele a nada desde hace un año, ¡pero que nada más nos hacen bulto!

No comas en el coche

Sé que es difícil algunas veces salir desayunada y lista de tu casa, pero no está muy padre ir manejando mientras comes un sándwich, yogurt, barritas o cualquier otra cosa, ¡eso seguro te distraerá! Saliendo del coche acabarás llena de migajas y puedes arruinar tu lindo outfit que tardaste tanto en elegir.

Además que es infracción comer en el coche, ¡así que mejor evitémonos la molestia de hasta pagar una multa por algo que podemos evitar!

No te vuelvas la juez de todos los automovilistas

Muchas personas se suben al auto y en ese momento se transforman en el juez de todo lo que pasa a su alrededor, juzgando al que va rápido porque va rápido, al que va lento por lo mismo y así con todos, nada los complace: si puso las direccionales porque las puso, si no las puso qué imprudente, etc.

Y evidentemente no ganan nada con eso, al contrario, alteran sus nervios. Ten en mente que aunque no parezca a la hora de manejar (y en la vida) todos lo estamos haciendo lo mejor que podemos con lo que tenemos. Así que cuando te subas a tu coche deja a la juez afuera y ve a los demás con ojos de compasión y no de juez.

Cambia tu ruta de vez en cuando o busca una ruta linda

Si el camino al trabajo diario no nos gusta ya sabemos que hay ciertos tramos que nos fastidian, trata de cambiar la ruta de vez en cuando al menos por una que te guste más. A lo mejor no va a ser la ruta más rápida, pero si la más linda. Si saliste del trabajo un poco antes, planea una ruta más bonita visualmente. Yo en algún momento tenía que tomar reforma en las mañanas a la altura de Chapultepec, y siempre había mucho tráfico pero no sabes cómo disfrutaba el trayecto, el camellón de en medio estaba lleno de flores muy lindas de colores y yo iba feliz viéndolas desde mi coche, a lo mejor no era la ruta más rápida pero me daba el lujo de tomarla con tal de ver cosas lindas a mi alrededor y llegar feliz al trabajo.

No les grites ni discutas con los otros conductores

Ya hablamos arriba de los que se vuelven jueces en el coche, pero ahora vamos a hablar no de sólo ser juez, sino gritarles o alegarles a los que en tu concepto la han “regado”. No ganas nada con gritarle al de enfrente que se pasó el alto (seguro lo sabe), o que es un idiota. Recuerda que esa es tu precepción y que no necesariamente es la correcta. No es sano para ti ni para las personas que van contigo (mucho menos si vas manejando con tus hijos) escucharte gritar o decir groserías, aparte que en esta gran ciudad ya se ha vuelto hasta algo peligroso, hay gente que no está bien de la cabeza y si alguien les grita o los agreden verbalmente se bajan de auto y hasta pistola sacan. Así que mejor no te arriesgues y tu ve feliz en tu auto, calladita te ves más bonita…

Todos estos tips son sobre todo para ayudarte a que tú te sientas mejor, y ya que pasamos tanto tiempo en el auto, que tu felicidad también marche sobre ruedas. Haz caso a los tips que te hacen “click”, la idea es que en tu auto hagas una burbuja, un paraíso personal, con tu música, tu aromaterapia, tus pensamientos bonitos, una burbuja de buena onda que te haga sentir bien y que llegue en esencia a todos los que se crucen en tu camino, si tu eres feliz en tu auto contribuyes de alguna forma a que todos los conductores también lo sean. Ya sabes, tu zen, hasta en tu auto!! Namasté.

Autora: Tania Dulché
Ciudad de México

*Imagen: Thomas Barwick / Getty Images.

*Todas las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan el punto de vista de Tracción Femenina.