Prueba: Suzuki Ignis, urbano a la medida

A mediados del mes pasado anunciamos en Tracción Femenina la llegada de este vehículo subcompacto que la armadora japonesa Suzuki ha denominado como “nano SUV”, es decir, un SUV de muy reducidas dimensiones que, como lo mencionamos, tiene un desempeño orientado principalmente a un uso urbano; finalmente lo tuvimos a prueba y hoy te presentamos nuestra percepción del nuevo Ignis.

Y es que debemos reconocer que al principio pensamos que el desempeño de este auto sería ciertamente muy justo y que quizá sufriría en la Ciudad de México debido a la altura con respecto al nivel del mar. ¿Por qué? Sucede que entre más amplia sea esta distancia, más potencia “pierden” los motores y “sufren” para mantener un desempeño óptimo porque hay menos cantidad de oxígeno y menos presión del aire existente para llevar a cabo una buena combustión.

También debemos reconocer que nos sorprendió de forma agradable la respuesta del pequeño motor DOHC de 1.2 litros con 82 Caballos de fuerza, 16 válvulas, 1,200 centímetros cúbicos y la mancuerna de trabajo que lleva a cabo con la caja CVT que tuvimos a nuestra disposición en la versión GLX-CVT. El vehículo está dispuesto a responder al pisar el acelerador para ofrecer un desempeño ágil con un sonido ligeramente ronco saliendo del escape.

Con respecto al consumo de combustible, la marca indica que esta versión automática ofrece 20.9 kilómetros por litro de gasolina Premium, aunque de acuerdo con nuestras pruebas que incluyeron algunas pocas aceleraciones a fondo, tráfico denso y uso urbano en vías rápidas y calles reguladas por el reglamento de tránsito, ofreció un consumo de 19.8 kilómetros por litro, un consumo aceptable y cercano a lo ofrecido por la marca.

Si bien al acelerar a fondo se siente “estresado” en las primeras relaciones de la caja CVT, hay un momento en el que cambia a las siguientes velocidades y se siente un breve tirón al “desbocar” que avisa a al conductor que efectivamente está haciendo un esfuerzo por ofrecer agilidad. Con respecto a la estabilidad en curvas, es apropiada al vehículo y va avisando los límites en los que pudiera irse de frente en una curva cerrada (esa sensación que te da el coche al entrar a una curva con cierta velocidad), las llantas al ser más bien delgadas influyen en esta sensación, pero recordemos, es un auto urbano con pretensiones más orientadas al confort y economía de consumo que a un desempeño deportivo, aunque con capacidad de salir a carretera.

Uno de los comentarios que recibimos de nuestro equipo femenino resaltó la sensación de comodidad y la seguridad que ofrecen los asientos delanteros, incluso para las que tienen caderas y piernas anchas.

Su diseño es atractivo, durante la prueba notamos que llama la atención de transeúntes y conductores de otros autos, y es que, además de su diseño bien logrado, tiene la posibilidad de añadir equipamiento estético como calcomanías en la carrocería de diversos colores, etiquetas en los rines y combinaciones de colores en manijas y consola central de la palanca de cambios.

El equipamiento de esta versión es otro de los aspectos del Ignis que también nos resultó interesante, destacando: la pantalla touch de siete pulgadas con capacidad de navegación, audio AM/FM-Bluetooth-Jack in-USB y mirror link con Apple Car y Android Auto, computadora de viaje con información de consumo instantáneo, promedio, velocidad promedio, tiempo de conducción y autonomía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También tiene aire acondicionado automático, vidrios eléctricos para las cuatro ventanas (el del piloto de un solo toque solo para bajar la ventana totalmente), espejos eléctricos, asientos abatibles y anclaje Isofix para sujetar la silla para bebés. Debemos comentar que la cajuela es pequeña y tiene un espacio de 271 litros, el equivalente a una maleta grande y una mochila normal. Cuando los asientos se abaten, esta capacidad aumenta a 505 litros, aunque eliminado evidentemente el espacio utilizable en los asientos traseros; algo totalmente normal y entendible dado el tipo de vehículo del que se habla.

Al exterior el equipamiento también es amplio para esta versión: carrocería de dos colores con techo negro, rines de aleación de 16 pulgadas, rieles de carca en color aluminio, faros delanteros con LEDs y con “Lupas”.

Cabe mencionar que la lista del equipamiento de esta versión del Suzuki Ignis no se encuentra disponible en ninguno de los modelos de su competencia directa en versiones igualmente tope, o más equipadas: Volkswagen Up y Fiat Mobi; dicho sea de paso, estos dos modelos cuentan con motores más pequeños y menos potentes, aunque también precios ligeramente más económicos.

Desde su lanzamiento, la marca informó que este modelo estaba orientado a un público conformado por mujeres y hombres de edades entre los 28 y 34 años, incluyendo a los miembros de la comunidad LGBTTTIH, que de acuerdo con Suzuki se debe a que busca llegar a grupos de jóvenes y adultos que normalmente la industria no toca, y de esta manera posicionarse como una marca adaptable y tolerante a cualquier estilo de vida, de ahí el eslogan “Way of life!”, que precisamente, se traduce como “estilo de vida”.

 

 

 

 

 

 

El nano SUV Ignis de Suzuki tiene los siguientes precios para nuestro mercado: GL con transmisión manual, $194,900 pesos; GLX con transmisión manual, $218,990 pesos; y GLX con transmisión automática, $233,990 pesos; ya está disponible en todas las agencias de Suzuki en la República mexicana.

Autor: David Zepeda Martínez
Ciudad de México

*Imágenes: Andrés Coria Ladrón de Guevara y David Zepeda Martínez.